¿Cómo prevenir enfermedades respiratorias en invierno?

¿Cómo prevenir enfermedades respiratorias en invierno?

Descienden los termómetros y llegan las enfermedades más frecuentes asociadas al invierno que afectan principalmente a las vías respiratorias como la gripe, bronquitis, faringitis y otras más graves como la neumonía.

Los niños y adultos mayores son especialmente vulnerables a las bajas temperaturas, por lo tanto, son más proclives a contraer enfermedades, sobre todo si están a diario en contacto con otras personas. Su sistema inmunológico posee menor capacidad defensiva frente a las agresiones externas como el viento, el frío y la lluvia.

No podemos evitar el contagio de enfermedades porque es algo que no está en nuestras manos, pero sí podemos intentar disminuir las posibilidades de que enfermen. Veamos entonces algunos consejos sobre cómo prevenir las enfermedades en invierno.

¿Por qué se enferman más en invierno?

Se relaciona al frío con la mayoría de enfermedades respiratorias, pero en realidad no es el frío en sí el culpable de que se enfermen. Antes de explicar cómo prevenir las enfermedades propias del invierno en los niños y adultos mayores es interesante saber por qué hay un mayor riesgo de enfermar en esta época del año.

Los cilios (pequeñas vellocidades) y las mucosas nasales, el sistema de defensa natural que tenemos en la nariz, pierden movilidad con el frío, lo que impide que controlen el paso de microorganismos que por tanto penetran más profundamente en el organismo. Tampoco pueden calentar el aire para que llegue a los pulmones a la temperatura adecuada.

También se ha hallado que ciertos virus, como por ejemplo el de la gripe, se cubren con una capa resistente que lo protege durante el frío lo que le ofrece la protección que necesita para pasar de persona a persona. Una vez que entra en el organismo esa capa se derrite en el tracto respiratorio haciendo que el virus infecte a las células.

Otros factores asociados a las enfermedades típicas del invierno son la contaminación en casa, provocada por la falta de ventilación, permanecer en lugares cerrados, lo que facilita el contagio con personas infectadas, y los cambios bruscos de temperatura.

¿Cómo prevenir enfermedades en invierno?

Algunas medidas preventivas pueden contribuir a evitar que los niños y adultos mayores contraigan enfermedades en invierno, como, por ejemplo:

  • Ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día
  • Utilice preferentemente estufas eléctricas o a gas.
  • Evitar los ambientes con humo de cigarrillo
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura
  • Mantener la casa templada: no utilizar la calefacción a tope, sino permitir al organismo que utilice sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.
  • Mantener la casa con un adecuado nivel de humedad, el ambiente seco agrava las enfermedades respiratorias
  • Evitar sitios cerrados demasiado concurridos
  • Abrigar lo justo: evitar el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados o la falta de abrigo en la intemperie. Cubrir boca y nariz al salir a la calle o a espacios libres.
  • Dentro de lo posible, mantener al niño y al adulto mayor alejado de personas enfermas.
  • Hacer que el niño y/o adulto mayor se lave las manos con frecuencia, especialmente antes de comer, al entrar a casa y si ha estado en contacto con otras personas.
  • Evitar que comparta utensilios como vasos, platos, cubiertos, toallas, etc.

Incluir en la dieta frutas y verduras, especialmente alimentos ricos en vitamina A y C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será compartida.